Buscar
  • Susana Garcia Guillén

El arte de hacer y deshacer nudos

Actualizado: 30 ene

A veces sentimos nudos de todo tipo: pequeños, medianos, enormes, que aparecen, desaparecen o se quedan fijos en alguna parte de nuestro cuerpo (garganta, pecho, estómago, espalda…) o en nuestra mente a modo de pensamientos recurrentes que no podemos parar.


Los nudos en sí son útiles. El nudo del miedo, la angustia, la ansiedad, la preocupación, la tristeza, la vergüenza, la alegría, el enamoramiento, la ilusión… Son nudos que nos señalan un estado de excitación (como cuando el agua empieza a hervir) que físicamente nos predispone a vivir ese momento. El problema es cuando la situación ya ha pasado o ya se ha resuelto y el nudo permanece. En ese caso ya no sirve, nos molesta, y acaba afectando a nuestro bienestar físico y mental.


Normalmente solemos recurrir a remedios “rápidos” como calor, cremas, medicación y en el caso de los pensamientos la “distracción o la evitación”. Con algunos nudos pasajeros esto suele ser efectivo, pero con otro tipo de nudos no funciona y permanecen ahí enquistados.


Decía Aristóteles que "nadie puede deshacer un nudo si no sabe cómo está hecho”.

Conocer su origen y su naturaleza, observar dónde está ese nudo, cuál es su tamaño y con qué fuerza está hecho ayuda a determinar qué herramientas y estrategias podemos usar para desenmarañar ese nudo.

Por lo que es necesario detenernos a observar cómo está hecho para poder desatarlo. Si se entiende se puede desatar, se puede cambiar. Los parches están bien, pero hay que ir a la raíz para poder desatar el “nudo”.

Si bien es cierto que no podemos decidir lo que sentimos, sí podemos intervenir en cómo lo manejamos. El nudo puede hacerse “flojito”, fuerte, grande, pequeño, simple, con doble nudo…Y para poder manejarlos es necesario convertirse en une experte de nudos. Conocerlos (en este caso sentirlos) y ser consciente de cuáles son los que mejor controlas y cuáles son los que más se te resisten. En definitiva, conocernos mejor, comprendernos, cuidarnos y respetarnos.

Si llevas tiempo intentado deshacer un nudo y no has podido, puedes pedir ayuda a un profesional

El psicólogo es el especialista en los pensamientos y emociones que afectan a tu bienestar.




35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo